Foro

Alas de Acero en mantenimiento

 

ALAS DE ACERO ENTRA EN MANTENIMIENTO INDEFINIDO

 www.alasdeacero.com entra en fase de mantenimiento indefinido con vistas a su archivo temporal por inactividad.
 
En próximas fechas se trasladará a un hosting temporal para quedar en modo archivo y consulta.
 
Gracias por este fantástico vuelo de 10 años
 
Alas de Acero

Johnny, hey Johnny...

  • Pato Salvaje
  • Avatar de Pato Salvaje Autor del tema
  • Fuera de línea
  • General de Ala CloD
  • General de Ala CloD
  • Deus miserere hostes mei
Más
23 Ene 2019 19:12 #18706 por Pato Salvaje
Johnny, hey Johnny... Publicado por Pato Salvaje
Johnny... hey Johnny... despierta...
Desperté súbitamente. Mi asistente me zarandeaba suavemente en mi catre cuando levanté mi cuerpo sobresaltado, con los ojos desorbitados y totalmente empapado en un sudor frío. Tenía las manos ateridas y aferraba con todas mis fuerzas los barrotes del camastro.
Poco a poco fui tomando conciencia. Enfrente de mi estaba el calendario que colgado en la pared e iluminado por una tenue bombilla había colocado días atrás. Parecía que había pasado una eternidad, pero marcado con una cruz estaba el día anterior. 14 de agosto de 1940. Por el ventanuco abierto apenas unas pulgadas para no mostrar luz al exterior solo se veía oscuridad.
Mi asistente, un chico que respondía al nombre de Tom me traía una taza de té caliente y un tazón de cereales que apenas probé. Aún tenía el estómago revuelto por las cervezas que hacía un rato había tomado en el pub.
Cansada y metódicamente fui vistiéndome con el uniforme y salí del barracón en dirección al despacho de suboficiales donde esperaban ya el resto de chicos. El alba apenas se había levantado y una luz ténue y dorada se abría paso sobre el horizonte. Al llegar al barracón me di cuenta de los pocos que quedábamos. El goteo de bajas era incesante y de los mas de 20 pilotos que estuvimos destinados en la base al principio apenas quedamos cinco. El resto de los chicos, unos doce habían ido llegado durante los últimos quince días y ya habían dejado por el camino a varios compañeros. Anteayer cayeron Billy y Peter, y ayer cayeron otros tres pilotos mas, de los que no se ha vuelto a saber.
Miré la pizarra de derribos y bajas del día anterior; estoy teniendo mucha suerte. Espero que no se me acabe hoy. -pensé
Llevaba una semana en primera línea de combate y mi mente empezaba a dar signos de agotamiento. Tras encontrar una silla me eché de espaldas intentando cerrar los ojos y relajarme. Los chicos hacían lo propio. Unos ojeaban revistas, otros fumaban y la mayoría se mantenía en silencio. Uno de los asistentes llegó al barracón con una cafetera y nos servimos café caliente que acompañamos con tostadas. Pronto sería de día, el cielo estaba completamente despejado y necesitábamos estar despiertos en lo posible para afrontar de nuevo otra dura jornada de vuelos.
Durante la última semana el enemigo apenas había cesado de enviar sucesivas oleadas de bombarderos y cazas a atacar nuestras bases y no habíamos tenido tiempo de descansar.

Los dogfights los ganan los pilotos, no los aviones. Si un piloto no es especialmente bueno independientemente del avión que lleve tendrá un sentimiento de que algo en alguna parte está mal...y no todos están dispuestos a admitir que el fallo se encuentra dentro de uno mismo. -Oleg Maddox-

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

Más
25 Ene 2019 14:10 #18707 por asimo
Respuesta de asimo sobre el tema Johnny, hey Johnny...
¡ Pato, hey, Pato ! Buenos ojos te lean ( aunque no seas tú el redactor ).
Me alegro que hayas despertado, aún de esta manera indirecta.
A ver, a ver ...

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

  • Pato Salvaje
  • Avatar de Pato Salvaje Autor del tema
  • Fuera de línea
  • General de Ala CloD
  • General de Ala CloD
  • Deus miserere hostes mei
Más
31 Ene 2019 19:05 #18708 por Pato Salvaje
Respuesta de Pato Salvaje sobre el tema Johnny, hey Johnny...
El sol apareció con un destello por la ventana. El calor haría acto de presencia en poco tiempo. El Capitán, un tipo estirado de pelo castaño entró y nos dio las instrucciones rutinarias, enviándonos al barracón de dispersión. Al salir me llamó aparte. "Mañana te vas de permiso. Tres días y te quiero de nuevo aquí". Asentí.
Aún corría algo de fresco cuando llegué a mi zona. Me puse el mono de vuelo, me tumbé en el suelo, cerré los ojos y permanecí inmóvil intentando mantener la mente vacía, pero a menudo me venían las imágenes de los combates de los últimos días, una y otra vez.
A mi lado se encontraba Mike, mi punto. Un chico desgarbado y rubio que había llegado hacía tres días desde la academia y apenas tenía experiencia de combate. Aún no había conseguido un solo derribo.
Solía decirle "pégate a mi y si te ves en problemas sal directo a la base sin esperarme", pero hasta la fecha nunca me había dejado solo.

No sabía cuanto tiempo llevábamos esperando, pero se me antojó tan solo unos minutos. El teléfono de baquelita sonó y uno de los chicos tras escuchar por el auricular dijo: "Scramble!... a los aviones!"
Me incorporé y me dispuse a engancharme las cinchas del paracaídas, mientras Mike hacía lo propio con el suyo, y salimos corriendo hacia los Spitfires.
Tras subir por el ala me introduje en la estrecha cabina y tomé asiento. Mi asistente se asomó y cogió el mecanismo de los cinturones ajustándome la tensión sobre los hombros y asegurándose de que todo estaba bien sujeto y en orden.
En cuanto el asistente bajó del ala me dispuse a arrancar el motor. Un rutinario procedimiento que hacía días que había memorizado. Bomba, cilindro de inyección de fuel, radiador, magnetos, pitch... botones de arranque.
El motor rugía ya mientras retiraban las baterías de arranque del avión y los calzos.
Comprobación de presión de aceite y refrigerante... temperaturas correctas. Abrí el radiador a la espera de que el primer grupo se adelantase para despegar. Mientras realizaba tests de magnetos los cuatro primeros aviones tomaban dirección hacia el campo de hierba que nos servía de pista. Tras un breve instante los auriculares de mi gorro crepitaron: "Atención, grupo rojo aquí Líder rojo, salida y rejoin sobre base a 3500 en espera de instrucciones... corto"
Los cuatro aviones comenzaron a rodar por la pista casi a la vez. Los siguientes seríamos nosotros...
En pista y con la cabina abierta el aire que procedía de la hélice me golpeaba cada vez que asomaba la cabeza fuera de la carlinga. Cuanto tuvimos la pista libre aceleré y el avión se estremeció. Los cuatro aviones comenzamos a rodar por la pista mientras mi Spitfire traqueteaba y se sacudía con los baches. Acercándome a la velocidad de sustentación, el avión dió un par de fuertes botes y tras tirar suavemente de la palanca el avión se estabilizó y entonces las sacudidas cesaron. Mi Spitfire abandonaba la tierra donde sus movimientos eran torpes, y comenzó a elevarse lenta y gracilmente en su medio natural. Estábamos en el aire.
Pude sentir como flotaba, cómo sentía y respondía a cada uno de los movimientos de la palanca de mando. Mis brazos eran sus alas. Mis pies su timón de cola. Volví a sentir el vacío debajo de mi, las fuerzas que se ejercían sobre mi cuerpo mientras me elevaba y maniobraba, la felicidad que me invadía al volver a volar. Mi medio natural...

Los dogfights los ganan los pilotos, no los aviones. Si un piloto no es especialmente bueno independientemente del avión que lleve tendrá un sentimiento de que algo en alguna parte está mal...y no todos están dispuestos a admitir que el fallo se encuentra dentro de uno mismo. -Oleg Maddox-

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

  • Pato Salvaje
  • Avatar de Pato Salvaje Autor del tema
  • Fuera de línea
  • General de Ala CloD
  • General de Ala CloD
  • Deus miserere hostes mei
Más
12 Feb 2019 13:47 #18709 por Pato Salvaje
Respuesta de Pato Salvaje sobre el tema Johnny, hey Johnny...
Trepamos suavemente describiendo círculos sobre la base. Nos mecíamos sobre una pequeña bruma matinal mientras despegaban los últimos aparatos. Una vez alcanzada la altitud estabilicé el avión, cerré un poco el radiador y puse pitch de crucero, mientras entraba en formación con mi grupo.
Dimos dos vueltas mas mientras los pilotos que faltaban entraban en formación. Los auriculares volvieron a crepitar:" Grupo rojo aquí Líder rojo, salimos rumbo este cero tres cero hacia Portsmouth, corto."
Colacionamos y nos dirigimos hacia el rumbo indicado.
durante el trayecto iba mirando a mi alrededor intentando divisar cualquier aparato.
Llevábamos apenas unos minutos de vuelo cuando sobre el puerto comenzamos a ver un enjambre de puntos que parecían revolotear a nuestra altitud, y que conforme nos acercamos fue convirtiéndose en un baile de aparatos. Mi cabeza se despejó totalmente nada mas divisar a los aparatos enemigos... "Grupo rojo aquí Líder rojo. Prepárense. Intenten despejar el camino a los Hurricanes. Buena suerte".
Divisé lo que parecía un grupo de Messerschmitts. Conté unos ocho aparatos. Iban justo por encima de un grupo de bombarderos que estaban siendo hostigados por un grupo de Hurricanes. Se estaban preparando para atacar. Inicié mis ajustes para el combate: Radiador abierto, pitch fino, colimador en distancia 160 yardas, envergadura 32 pies, mezcla correcta y bajé el asiento para protegerme con la plancha de acero...quitar seguro de disparo. Enseguida me encontré encima del grupo enemigo.
"Grupo rojo... Tally Ho!"
Tras mirar por el espejo y cerciorarme de que Mike me seguía comencé a picar hacia el grupo de aviones enemigos. Nuestra posición de ataque era idónea. Les sorprendimos por sus 5 altas saliendo desde el sol hacia ellos. Apunté con mi colimandor por delante de la punta del morro amarillo del primer aparato y cuando estimé una distancia correcta apreté el botón... noté el suave traqueteo de las browning al disparar mientras veía las estelas de fino humo dirigirse hacia el morro del 109... vi como surgían agujeros en el fuselaje y comenzó a soltar humo. Enseguida comenzó a picar y el resto de sus compañeros hicieron maniobras evasivas. Salimos por debajo del grupo enemigo y volvimos a recuperar altitud vigilando nuestras seis. La radio comenzó a llenarse de comentarios y gritos... "rojo2 tienes un bandido detrás! rompe!... "Dios mio me han dado!!" "Rojo siete a tus tres... te entran!" …"le he dado!... le he dado!..." "rojo 2... salta!... salta!!"

Los dogfights los ganan los pilotos, no los aviones. Si un piloto no es especialmente bueno independientemente del avión que lleve tendrá un sentimiento de que algo en alguna parte está mal...y no todos están dispuestos a admitir que el fallo se encuentra dentro de uno mismo. -Oleg Maddox-

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

  • Pato Salvaje
  • Avatar de Pato Salvaje Autor del tema
  • Fuera de línea
  • General de Ala CloD
  • General de Ala CloD
  • Deus miserere hostes mei
Más
20 Feb 2019 16:40 #18710 por Pato Salvaje
Respuesta de Pato Salvaje sobre el tema Johnny, hey Johnny...
Un dogfight aéreo es un caos. Las pasadas se suceden a velocidad de vértigo. Las trazadoras inundan el aire con sus destellos luminosos y los minutos parecen horas. El estrés que eso supone sobre el cuerpo es devastador.
“Mike, vamos a volver a entrar” le dije a mi Punto. Oí crepitar la radio cuando afirmó la orden.

El motor volvió a acelerarse y aumentó su sonido cuando moví mi palanca de gases a tope para trepar. Una vez de nuevo en altitud, volví a ver el grupo de aviones enemigos y a su alrededor varios grupos de aviones, unos atacándolos, otros persiguiéndolos… volví a centrarme en un grupo de 4 109 que iban tras un grupo de Hurricanes. Contacté de nuevo con Mike y tras comprobar que estaba conmigo iniciamos el ataque.

Esta vez aprovechamos nuestra altitud para bajar a gran velocidad y ponernos tras los 109 que rápidamente se iban haciendo mas y mas grandes en nuestros colimadores. Mike iba a mis 8, casi a mi lado cuando sin haberlo comunicado previamente comenzó a disparar. En mi mente sonó un grito que me hizo estremecer. “¡Estamos a mas de 300 yardas!, ¡no es el momento!

Las balas de sus browning cruzaron por detrás de los 109 sin impactar aparentemente en ninguno de ellos, pero sus trazadoras alertaron al grupo enemigo de que estábamos allí.
Rápidamente rompieron su persecución y se dividieron por parejas. Dos de ellos treparon y otros dos comenzaron un viraje descendente. Por experiencia sabía que seguir a los 109 en una trepada era una trampa mortal, por lo que rápidamente decidí seguir al grupo que descendía para intentar aprovechar el mayor ratio de giro de mi Spitfire e intentar un disparo en deflexión que pudiera derribar alguno de los dos 109.
Descendimos a gran velocidad unos 3000 pies tras ellos cuando se separaron. Rápidamente ordené a Mike que siguiera al de la derecha mientras yo seguía persiguiendo al que viraba a la izquierda. Si uno de los hunos conseguía separarse y cogernos las 6 estábamos perdidos. El descenso se prolongó otros 3000 pies mas mientras trataba de acortar la distancia por el interior del giro del enemigo. La fuerza centrífuga me pegaba al asiento con una fuerza brutal, y me costaba mantener la respiración. Mientras tiraba mas y mas de la palanca noté como mi visión se iba oscureciendo y me di cuenta de que estaba entrando en blackout. Sin embargo tenía al 109 muy cerca, tanto que en un sobreesfuerzo conseguí tirar de la palanca lo suficiente como para tenerlo en el punto de disparo casi debajo de mi morro. Apreté el botón y las browning volvieron a trabajar mientras el avión enemigo pasaba por delante de mi. Pude ver como las balas recorrían una parábola e impactaban sobre el fuselaje recorriendo el avión de arriba a abajo. Casi inmediatamente comenzó a salir humo del motor del 109 y varias piezas saltaron por los aires, y poniéndose boca abajo comenzó a picar bruscamente hacia el suelo sin variar el rumbo. Ya no volvería a subir.
En seguida volví a pensar en Mike. Justo cuando iba a contactar con el por radio oí crepitar el auricular y su voz sonó lejana entre interferencias: “Johnny… me han alcanzado… estás solo… ¡Dios mio!”
Alcancé a oír varios golpes parecidos a los impactos de las balas en el fuselaje, y después se hizo el silencio.

Los dogfights los ganan los pilotos, no los aviones. Si un piloto no es especialmente bueno independientemente del avión que lleve tendrá un sentimiento de que algo en alguna parte está mal...y no todos están dispuestos a admitir que el fallo se encuentra dentro de uno mismo. -Oleg Maddox-

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

  • Pato Salvaje
  • Avatar de Pato Salvaje Autor del tema
  • Fuera de línea
  • General de Ala CloD
  • General de Ala CloD
  • Deus miserere hostes mei
Más
05 Mar 2019 14:44 #18711 por Pato Salvaje
Respuesta de Pato Salvaje sobre el tema Johnny, hey Johnny...
Tan solo tuve unos instantes para rehacerme. Si Mike no derribó a su enemigo era posible que en esos instantes ese Messerschmitt estuviera maniobrando para ganar mis 6, sin descontar que cualquiera de los otros dos hunos que treparon estuvieran también maniobrando para atacarme desde arriba. Viré a derechas mientras miraba a través del plexiglás en todas direcciones tratando de divisar contactos, pero el cielo parecía estar limpio, como si nunca hubiera pasado nada. Todo parecía tranquilo y apacible en aquel soleado cielo y comencé a pensar en volver a la base. Al mirar por el pequeño espejo retrovisor situado en la parte superior de la cabina pude ver un círculo amarillo y negro dando vueltas. Mi corazón dio un súbito vuelco.

Ver el morro de un 109 a tus 6 es aterrador. El color amarillo de su agresivo morro es sinónimo de peligro. El cañón que aparece amenazador en el centro de su hélice es capaz de abrir agujeros del tamaño de un balón de rugby en la plancha de acero.

Estaba muy cerca. Tanto que pude ver el rostro del piloto a través del espejo. Acto seguido comenzaron a aparecer estelas y destellos alrededor de mi carlinga, y escuché algunos golpes a la vez que aparecían impactos en mis alas. Instintivamente tiré de la palanca a la izquierda y hacia atrás con intención de hacer un tonel volado, pero aquel piloto era experimentado y no entró en mi juego. Tras la maniobra seguía a mis 6 y no tardaría mucho en abrir fuego de nuevo. Inicié un brusco ascenso seguido de medio tonel y tiré de la palanca para ponerme boca abajo mientras trataba de divisarlo mirando sucesivamente por la parte trasera de mi carlinga a ambos lados. El motor comenzó a ratear al acercarse a las g’s negativas, pero seguí tirando de la palanca para evitar que se calase. Por fin lo pude ver justo debajo de mi y un poco retrasado. Parecía estar subiendo directo hacia mi con intención de disparar en el ascenso, por lo que corté gases súbitamente y mi avión perdió velocidad mientras tiraba de la palanca para encararlo. El Messerschmitt comenzó a disparar mientras maniobraba para coger la vertical, pero sus balas pasaron por delante de mi morro sin conseguir impactos. Ya con el morro abajo volví a aplicar palanca para acelerar, apreté el botón de disparo y maniobré para pasar justo por debajo del 109, virando a continuación y volviendo a trepar sin perder de vista al enemigo que esta vez se situaba un poco por delante y por encima de mi. Había conseguido zafarme y situarme en una posición de ventaja aunque mis últimos disparos no parecían haberle hecho ningún daño. Sin embargo aquel piloto sabía lo que hacía por lo que inició una suave trepada alejándose de mi. Pensé que con suerte dejaría la persecución para otro día, pero no podía despistarme. Darle las 6 confiando en que no volvería tras sus pasos para atacarme de nuevo era algo que no me podía permitir. Al cabo de unos instantes el 109 seguía alejándose ascendiendo pero enderezó el rumbo hacia la costa francesa, y para mi sorpresa pude ver que de uno de sus radiadores comenzó a salir un fino hilo de humo. Comencé a sentirme completamente exhausto. Era hora de volver a base.

Los dogfights los ganan los pilotos, no los aviones. Si un piloto no es especialmente bueno independientemente del avión que lleve tendrá un sentimiento de que algo en alguna parte está mal...y no todos están dispuestos a admitir que el fallo se encuentra dentro de uno mismo. -Oleg Maddox-

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

  • Pato Salvaje
  • Avatar de Pato Salvaje Autor del tema
  • Fuera de línea
  • General de Ala CloD
  • General de Ala CloD
  • Deus miserere hostes mei
Más
10 Jul 2019 15:38 #18714 por Pato Salvaje
Respuesta de Pato Salvaje sobre el tema Johnny, hey Johnny...
Viré suavemente para dirigirme a tierra y tras nivelar el vuelo noté algo extraño. Un sonido repetitivo recorrió el avión de punta a punta mientras en el retrovisor una figura enorme se movía arriba y abajo y aparecían mas y mas agujeros en el fuselaje. Una explosión y uno de los alerones saltó por los aires. Otra explosión y mi palanca de mando quedó rígida. Apenas la podía mover. Un destello en la cabina abrió un agujero en el cristal blindado frente a mis ojos y un chorro de aire comenzó a azotar mi cara mientras bajo mi chaqueta de piel noté una extraña quemazón. Pronto comenzaron a aparecer nuevos agujeros, esta vez muy cerca de mis piernas y varios chorros de líquido comenzaron a entrar en la cabina desde el frontal. La quemazón debajo del hombro se había repartido ahora por mis piernas y comenzaba a ser un dolor cada vez mas intenso, pero mi mente seguía pensando en que tenía que salir de allí a toda costa. Traté de accionar la palanca de mando con mi mano derecha, pero enseguida me dí cuenta que mi brazo no me respondía. Traté de sujetarla con la izquierda pero la palanca seguía rígida, apenas tenía recorrido. El avión había sido tocado de muerte y había iniciado un suave viraje descendiente a la derecha. En ese momento, entre los ĺíquidos, el dolor y el aire de la cabina traté de concentrarme para saber en qué situación estaba. A través del agujereado plexiglás logré ver que estaba ya sobre tierra firme, apenas a unos 4.000 pies. Debía tratar de controlar el avión, pero la palanca de gases tampoco respondía, y el avión seguía picando cada vez mas. Traté de coger el tirador de la cabina para abrirla e intentar saltar en paracaídas, pero con una sola mano no tenía la suficiente fuerza para tirar. El altímetro bajaba a toda velocidad, 2000, 1000 mientras el dolor se hacía mas y mas intenso y mi vista se estaba nublando por momentos. El mundo se quedaba cada vez mas negro mientras la tierra se hacía cada vez mas grande frente a mi… mas grande y más negro. Dentro de mi mente sumida ya en la oscuridad, me parecía escuchar una lejana y extraña voz, apenas un susurro que parecía decir “Johnny… hey Johnny... despierta”


Dedicado con cariño y aprecio a todos los que fuimos, somos y siempre seremos parte de Alas de Acero.


Pato Salvaje

Amicitiae nostrae memoriam spero sempiternam fore – Cicerón

Los dogfights los ganan los pilotos, no los aviones. Si un piloto no es especialmente bueno independientemente del avión que lleve tendrá un sentimiento de que algo en alguna parte está mal...y no todos están dispuestos a admitir que el fallo se encuentra dentro de uno mismo. -Oleg Maddox-

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

Más
31 Jul 2019 21:49 #18715 por Centauro
Respuesta de Centauro sobre el tema Johnny, hey Johnny...
Hola a todos!

Tube la oportunidad de compartir vuelos con vosotros, incluso en participar en la excelente academia con la Tiger. Guardo buenos recuerdos y siento no haber podido acompañaros en las grandes campañas con este simulador.

Ha sido un placer!

Un abrazo a todos!

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

Tiempo de carga de la página: 0.079 segundos

AdA Comentarios Recientes

  • No hay mensajes para mostrar.